Canal RSS

Proceso de enseñanza-aprendizaje, roles, rutinas y vinculo maestro-alumno


Sabemos que en el proceso enseñanza- aprendizaje inciden múltiples factores para el éxito o fracaso del mismo que determinarán la calidad de los resultados.
En la interacción del proceso participan dos elementos de vital importancia como son el maestro y el alumno, quienes de acuerdo a sus expectativas hacia el aprendizaje desarrollarán una buena o mala relación.
El maestro como líder de su clase, coordinador de las actividades del aprendizaje, propiciará que el alumno pueda adquirir sentimientos de superación, de valor personal, de estimación, un concepto de sí mismo o todo lo contrario, sentimientos de minusvalía, frustración, apatía e inadecuación.
Los maestros como parte esencial de la relación educativa estamos obligados a promover un ambiente óptimo para que se generen buenas relaciones maestro-alumno basadas en la confianza y respeto mutuos.

Amidon y Hunter (1996) definieron la enseñanza como un proceso de interacción que implica ante todo la conversación en clase que se desarrolla entre el maestro y los alumnos.

El LOGRO, según McClellland (1965):

  • Ha de enseñar a los participantes el concepto de motivación al logro y su importancia de salir airoso.
  • Ha de crear las expectativas positivas fuertes sobre que el alumno puede y logrará una orientación mayorhacia el rendimiento, como debe ser.
  • Ha de mostrar que el cambio que se busca esta de acuerdo con las demandas de la realidad, la propia constitución de la persona y los valores culturales.
  • Ha de hacer que el alumno se proponga metas realistas, prácticas y específicas a partir de ese nuevo motivo para el logro.
  • Ha de hacer que el alumno registre un adelanto hacia las metas que se ha comprometido.
  • Ha de proporcionar una atmósfera donde la persona se sienta honestamente aceptada y respetada.

La teoría Cognoscitiva Social (Albert Bandura) subraya los siguiente:

  • El establecimiento de metas y la autoevaluación del progreso constituyen importantes mecanismos motivacionales.
  • El establecimiento de metas funciona junto con las expectativas de los resultados y la autosuficiencia.
  • La creatividad persuasiva es importante para los estudiantes porque pueden sentirse más eficaces si alguienconfiable como el maestro les dice que pueden aprender.
  • Recompensas favorecen la autosuficiencia cuando están vinculadas a las realizaciones de los estudiantes.

De acuerdo a los principios de motivación del modelo de Klausmeir:

  • Para fijar y conseguir los objetivos se requiere que el aprendizaje se realice a in nivel de dificultad apropiado; el sentimiento del éxito en la tarea que se realiza aumenta la motivación para otras futuras; el sentimiento de fracaso disminuye la motivación para las tareas futuras.

Guía de instrucción: ayudar a establecer y conseguir objetivos que estén en relación con el programa educativo de la escuela.

  • La observación e imitación de un modelo facilita la adquisición inicial de conductas sociales, tales como el autocontrol, la independencia y la persistencia.

Guía de instrucción: proporcionar modelos de la vida real y simbólicos.

  • Hablar y razonar sobre valores y las conductas sociales proporciona una base conceptual para el desarrollo de las conductas.

Guía de instrucción: facilitar la charla y discusión de los valores sociales.

La propia estimación: se refiere a conseguir la estimación de los demás. Uno de los objetivos del profesor en el aula es animar a sus estudiantes a que se valoren a sí mismos y a sus logros de forma positiva.

La persistencia en la motivación: si se consigue que un alumno aprenda a desarrollar lo que podríamos llamar persistencia en la motivación, éste será capaz de enfrentarse a un gran número de problemas sin la ayuda de agentes externos.

ESTRATEGIAS MOTIVACIONALES EN LA RELACIÓN MAESTRO-ALUMNO

Propuestas a los docentes:

  • Conocer previamente los antecedentes académicos y conductuales del grupo, a través de información vertida por los departamentos de apoyo, como servicios escolares y servicios docentes.
  • Conocer el reglamento interno del plantel y el reglamento de evaluación.
  • Presentar el programa de trabajo, cronograma de actividades de la asignatura, formas de evaluación.
  • Dinámicas de presentación, permiten conocer breves antecedentes biográficos de los alumnos.
  • Crear un ambiente de trabajo en el cual las reglas sean claras, la distribución de la tarea equitativa.
  • Evitar tratos preferenciales, privilegiando a los alumnos sobresalientes.
  • Fomentar las relaciones interpersonales a través de actividades grupales, como trabajo en equipo, visitas culturales, viajes de estudio.

Cumplir los compromisos acordados con los alumnos, como la entrega de calificaciones, revisión de tareas.
Llevar un avance personal real que ellos puedan constatar. Se puede utilizar la lista, por medio de códigos ya que en este plantel se trabajan con grupos grandes. Al alumno le agrada ver que se tiene información de sus actividades.
Estar atento a los indicadores del grupo respecto al funcionamiento de la clase.
Vigilar el respeto, la cortesía y evitar confrontaciones entre alumnos y con el maestro.
Aprovechar la creatividad de los alumnos hacia las actividades de la clase.
Detectar los líderes del grupo para encauzar sus habilidades a promover el crecimiento de grupo.

  • Estimular la participación y tomar en consideración las características individuales de cada uno de los alumnos.
  • Mostrar interés real en las consultas personales o grupales acerca de sus inquietudes, propuestas.
  • La relación profesor-alumno en el aula

LA RELACIÓN PROFESOR-ALUMNO EN EL AULA

El aula es, sin duda, el medio fundamental donde el docente despliega sus recursos personales y didácticos para cumplir con su labor, que tiene como eje medular la relación con el alumno. Y como toda relación humana, posee unas características implícitas y explícitas que le imprimen un sello y dinámica particular. No obstante, la relación profesor-alumno en el aula presenta algunas configuraciones que la hacen especialmente diferente de cualquier otra interpersonal:

1.- La relación entre el profesor y el alumno no se establece sobre la base de simpatía mutua, afinidad de caracteres o de intereses comunes. Más bien, se funda en una cierta ‘imposición’: están ahí sin consulta o consentimiento previos, lo cual genera -sobre todo en los comienzos de cada periodo lectivo -expectativas mutuas que se confirman o no con arreglo al desempeño del profesor y del alumno como tales.

2.- Es una relación -bipolar de ida y vuelta- que se establece entre personas de diferente edad y grado de madurez. A la intensidad, variedad e irracionalidad de las reacciones, de los comportamientos, de las actitudes y de las motivaciones de los alumnos, el profesor debe responder con paciencia, ecuanimidad, prudencia y exigencia en su actuar, en sus juicios y en las manifestaciones de su carácter.

3.-  La relación de docencia es una relación interpersonal pero no amical. Primero, porque la relación amistosa se establece entre dos personas en su concreta individualidad, es decir, conociéndose mutuamente. Segundo, esa relación estrictamente personal consiste en un mutuo querer y procurar, cada uno, los fines personales e individuales  del otro.

En el trato y la relación maestro-alumno (de ‘ida’), se realiza el esquema de la amistad: aquél busca en el discípulo al individuo concreto y determinado. El hecho de que la clase sea colectiva no menoscaba la individuación concreta, porque el esfuerzo radical del profesor se encamina a descubrir, bajo lo común y general, lo propio y particular de cada educando.

En cambio, la relación del discípulo con el maestro (de ‘vuelta’) no realiza el esquema de amistad puesto que el alumno no busca esencialmente el hombre concreto que hay debajo del maestro. La actitud del alumno, por el contrario, tiende a mantener con el docente un tipo de relación puramente profesional y externa.

El maestro se pone al servicio de los fines particulares del alumno. En la docencia, la persona del maestro se entrega, por tanto, a la consecución de los fines del estudiante. En cambio, el discípulo no se pone a su vez al servicio de los fines particulares del maestro. El maestro ‘da’ y el alumno ‘recibe’, sin devolver. El alumno -en el buen sentido del término-  es ingrato siempre; lo es por definición, por esencia. Lo es por necesidad vital, con una ingratitud no imputable al vicio y de la que el maestro rigurosamente no tiene derecho a quejarse. Pero la dedicación y la abnegación le permiten  darse cuenta de que el discípulo, con solo serlo, devuelve en cierto modo indirectamente lo que recibe. El profesor, al ser amigo y atender a sus alumnos, descubrirá realizados en cada uno de ellos sus propios fines como frutos de su entrega y esfuerzo. Entonces, la manera como el alumno corresponde y compensa los afanes del maestro consiste sencillamente en aceptarlos y aprovecharlos.

4.- Por su condición de tal, al profesor le compete marcar el inicio, la dinámica y la continuidad de la relación. En primer lugar, porque es a él a quien corresponde generar el clima apropiado en el aula que garantice la fluidez de las relaciones con los alumnos. En este sentido, tiene en sus manos la posibilidad de fomentar un ambiente rico en situaciones de crecimiento o, por defecto, un ambiente lo suficientemente tenso e incómodo que termine frenando la expresión de las particularidades, de las iniciativas y de la participación en los alumnos.

Un ambiente cálido y exigente a la vez se construye:

  • Con reglas claras y sanciones efectivamente impuestas. El docente no puede extraer de la ‘manga’ -con arreglo a su estado de ánimo- las reglas y las sanciones. Tiene que existir objetividad y continuidad. Normas pocas y claras, por lo tanto, las sanciones acordadas tienen que ser aplicadas. Por función, por ser testigo de excepción, y a mayor abundamiento porque los alumnos esperan que las reglas se cumplan, al docente le corresponde directamente el control disciplinario del aula. Trasladar por comodidad, por debilidad o por no afectar su ‘popularidad’ a los superiores, la corrección y la sanción, supone una pérdida de prestigio para el propio docente. Para los directivos representa una manera sutil de minar su autoridad, pues, al ejercerla, sin elementos de juicio objetivos, deciden parcializándose, lo que perjudica a una de las partes: al alumno o al profesor. Al mismo tiempo, el traspaso frecuente de la propia responsabilidad disciplinaria termina por desnaturalizar la figura de la autoridad dado que solo se acude a ella en su función remunerativa y se le coloca en la tesitura de tomar medidas radicales para eliminar los brotes de indisciplina.
  • El docente debe velar y cuidar para que dentro del aula los elementos físicos y materiales estén armónicamente dispuestos, ordenados y limpios. De ese modo también se contribuye a la generación de un ambiente cálido y propenso al trabajo.
  • Organizar eficazmente las actividades a realizar con los alumnos comenzando, indudablemente, con una concienzuda preparación del dictado de clase.

5.- La relación se establece con cada uno y con todos los alumnos en su conjunto. La percepción de lo que haga o deje de hacer el docente difiere -aunque no radicalmente- de alumno a alumno. Cada estudiante tiene sus propios “apercipientes” (Herbart), es decir, puntos de vista personales en torno a las cosas y a los acontecimientos. Por eso es importante cimentar en el aula, sobre la base de unas reglas.

6.- Cada alumno aporta a la relación su propio marco de referencia, su manera de ser, su intimidad, sus necesidades, emociones y prejuicios, que influyen en sus comportamientos y respuestas.

7.- Igualmente, el profesor aporta a la relación su propio marco de referencia, su manera de ser, sus necesidades, prejuicios y obligaciones, que influyen significativamente en sus emisiones y también en sus respuestas. Cuando el profesor no controla sus reacciones, cuando se deja llevar por sus emociones, por sus simpatías, por procedimientos en el pasado eficaces sin atender el presente, cuando trasluce su tedio, cuando externaliza su disconformidad con alguna norma del colegio, cuando extrapola machaconamente su experiencia personal como modelo de lo que debería ser o lo que se debería hacer, mediatiza y contamina la relación con sus alumnos.

8.- La materia que imparte el docente está tan integrada a su persona que corre el riesgo de creer que aquella tiene por sí misma el atractivo suficiente para el alumno, de modo que este responda siempre con atención y con eficiencia en clase. A diferencia de lo que ocurre en la Universidad, donde los alumnos valoran y admiran el dominio de los conocimientos, en el colegio la eficacia de la instrucción pasa necesariamente por la percepción que tenga el alumno de la personalidad del profesor.

9.- La relación profesor-alumno que se establece no es gratuita de entrada. Al comienzo se basa en la apreciación de papeles establecidos que con la continuidad se delimitan, se precisan y consolidan. La función del docente contiene más funciones y es más amplia: instruye, estimula, corrige, forma y orienta. Cuando el docente es íntegro conoce su materia, es cálidamente exigente por ser ejemplar, logra el afecto y la admiración de sus alumnos. Su prestigio mueve al alumno a responder con respeto, atención e interés por su curso.

10.- En la relación con el alumno interviene otro elemento que es fundamental para su sostenimiento: la axiología y principios del colegio, que el docente debe procurar encarnar; de manera que, desde su ámbito, contribuye eficazmente al logro del perfil del alumno, en el cual está comprometido el centro educativo.

LOS ROLES ASUMIDOS DENTRO DE LA RELACIÓN MAESTRO-ALUMNO

Evidentemente los roles tradicionales en la relación enseñanza-aprendizaje se están modificando, los estudiantes asumen cada vez más un papel protagónico, participativo y de colaboración. De esta manera el profesor se convierte en un guía de las inteligencias colectivas, en una comunidad de indagación, en la cual el estudiante, en colaboración con sus pares, de manera activa, reflexiva y responsable, construye su comprensión.

 En este contexto, en los profesores:

“Deberá generarse una importante transformación, de manera que ya no sean fundamentalmente conferencistas o expositores, sino además: tutores; guías que conduzcan los esfuerzos individuales y grupales del autoaprendizaje por parte de los alumnos; personas que los induzcan a la investigación o a la práctica profesional; y ejemplos de compromiso con los valores académicos humanistas y sociales que las instituciones de educación superior promueven” (Ángeles, 2003)

 

BIBLIOGRAFÍA

Ángeles, O. (2003). Enfoques y modelos educativos centrados en el aprendizaje: Estado del arte y propuestas para su operativización en las Instituciones de Educación Superior Nacionales. ANUIES. Doc.

Cabrera Tapia Jesús “El concepto de subsidiaridad aplicado a la calidad educativa”.

En : ARQUETIPO, año 1, núm. 1, pp. 45-51 Mexicali, cetys 1998

Mota Enciso Flavio “Apuntes de técnicas de motivación en educación” Guadalajara, jal. 1998

David W. Jonson Psicología social de la Educación. 1972 editorial Kapelusz

»

  1. ORALE , POR LO QUE ENTENDI, EL MAESTRO DEBE TENER EN CUENTA LO QUE EL ALUMNO OPINA, ESO DA SEGUIMIENTO A QUE EL MAESTRO SE DE CUENTA SI SE HA ENTENDIDO EL TEMA O ES NECESARIO REFORZAR MAS , LOS TEMAS ABORDADOS , :-( :-) ??? O NO ES ASI JIJI

    Responder
  2. adriana ramos cala

    es relevante ver como a ido cambiando esta relacion entre maestro-alumno. el maestro puede poner reglas o hacer tratos entre el grupo pero debe cumplirlos, son encargados de estomular la participacion ya que cada ves mas los alumnos han ido tomando un papel protagonico en donde el maestro a dejado de serun expocitor para convertirse poco a poco en un guia o tutor.

    Responder
    • Es un sistema de relación interactiva si se quiere, donde ambos, tanto el docente como el estudiante interactúan entre si, visualizando así el acto didáctico o la comunicación funcional de retroalimentación de la enseñanza el cual es el rol de la didáctica.

      Responder
  3. esta muy bien este tema para saber deque manera acercarnos a los alumnos…………………

    Responder
  4. eunice aguilera

    LA INTERACCION QUE SE DA ENTRE LA RELACION APRENDIZAJE-ENSEÑANZA SE DAN VARIOS FACTORES COMO EL MAESTRO, ALUMNO ASI QUE NOSOTROS DEBEMOS SER CONCIENTES DE QUE COMO FUTUROS MAESTROS HAY QUE TENER CLARO A QUE SE REFIERE APRENDIZAJE Y ENSEÑANZA

    Responder
  5. el proceso de enseñanza y aprendizaje nos dice que es una estrategia de enseñanza, ya que el alumno aprende a interactuar su forma de aprender y expresar sus propias ideas, el mtro aquí solo recibe la informacion del alumno – y terminar por apoyar al alumno sabre los temas que se realizen

    Responder
  6. Fontes Hernandez Jose Manuel

    Es la relacion de Aprendizaje y Enseñanza,donde ambos, tanto el profesor como el alumno interactúan entre si, y eso nos da a que el profesor debe tomar en cuenta la opinion del alumno y no descartarla, y asi poder ver si el alumno tiene la capacidad de poder entender el tema o si es necesario adquirirle mas conocimiento ;)

    Responder
  7. Giovanna Pastoressa Villa

    yo creo que la interacción maestro alumno y viceversa debe ser buena y reciproca, respetuosa, para que ayude a su máximo desempeño puesto que la imagen del maestro es la que nos sigue por muchos años de nuestras vidas.
    ROL COMO ALUMNO:
    Como alumna trato de ser respetuosa, y poner atención, por que es como la imagen o la idea que tenemos de lo que queremos para nuestros futuros alumnos, que nos pongan atención y que sean comportados y participativos en nuestras clases, que les parezca interesante y que se les note el interés.
    Mis compañeros me parece que ponen interés a las clases pero son que en ocasiones hay ciertas cosas que los distraen y pierden el hilo de la clase; muy al contrario de los hombres es menor la manera de como nos distraemos.

    Responder
  8. victor vazquez avila

    En mi punto de vista, me parece que entre los maestros y los alumnos, debe haber una relacion cercana, pero sin perder el respeto que debe haber siempre,y uno como alumno debe ser siempre respetuoso ante el maestro, prestar atencion, ser disciplinado.

    Responder
  9. mariana toral grajales

    El rol del docente en mi perspectiva es compartir sus conocimientos al alumno, que el alumno vea de ahí un amigo, que el maestro sea un ejemplo a seguir, en la actualidad y accionar en cuanto a la planificación y reflexión y que esta incluye los procesos de enseñanza.
    El rol de los alumnos desempeña un papel importante ya que es el que recibe el conocimiento que los profesores nos aportan día con día y la idea que el alumno tiene un papel activo en el aprendizaje, el papel de los conocimientos previos del estudiante en la interpretación y ejecución de diferentes tareas académicas, sin embargo cuando se habla de enseñanza se sigue insistiendo como casi con exclusividad en las acciones del profesor en lo que el profesos hace y dice.
    Yo me veo como una gran maestra y veo que mis alumnos también serán buenos, espero no equivocarme.
    Si termino mi carrera quisiera que mis alumnos fueran buenos e inteligentes y que sean jóvenes de provecho, para que enfrente todos los retos de la vida.

    Responder
  10. CECILIA ROMERO SANTIAGO

    EL ROL DEL DOCENTE EN EL PROCESO ENZA- APRENDIZAJE DEBE TENER UNA RELACIÓN BUENA PERO SIN LLEGAR A QUE EL ALUMNO SE CONFUNDA CON LA AMISTAD DE UNA RELACIÓN MAESTRO ALUMNO A TENER UNA RELACIÓN QUE SEA COMO AMIGOS PUES ESTO NO PODRÍA LLEGAR A FUNCIONAR YA QUE TODO ESTO ES NECESARIO PARA PODER TRANSMITIR LOS CONOCIMIENTOS NECESARIOS QUE EL DOCENTE TRANSMITE POR MEDIO DE LAS CLASES.

    Responder
  11. Yo creo que la relacion alumno- maestro es muy importante porque si nos sentimos en confianza con el podremos expresarnos mejor a la hora de tener dudas o de querer respondetr alguna pregunta que haga. aparte es mucho mas armonico llevarte bien con el maestro (claro sin sobresapar el limite) pues asi puedes externarle criticas constructivas sobre su forma de impartir una clase, si le hacen falta recursos o si es aburrida etc., tambien ayuda a que el amestro puede llamarte la atencion o decirte que estas mal en algo y tu no te sientes regañado.

    Responder
  12. Josè Luis Ponce Pazaràn

    CREO QUE EN EL PROCESO ENSEÑANZA APRENDIZAJE, LOS DOS ELEMENTOS PRINCIPALES TIENEN LA MISMA IMPORTANCIA, ES DECIR, EL ALUMNO Y EL MAESTRO DEBEN SER COMPATIBLES PARA QUE TODO LO QUE EL “LIDER” )COMO EN ESTA LECTURA LO DICE) OTORGUÈ EN CUESTIÒN DE CONOCIMIENTOS, EL ALUMNO CAPTE, ADEMAS DEBE HABER UNA RELACION CERCANA A LA AMISTAD, PUES ESO AL ALUMNO LE AYUDARÀ A COMPRENDER MEJOR AL MAESTRO

    Responder
  13. edgar vazquez avila

    creo que la relacion de maestro – alumno es muy importante dado que puede haber mas confianza al momento de impartir la clase, y yo en la particular veo o me gusta mas que u maestro sea amigo y no una autoridad que imponga su autoridad. fuck yeah!!

    Responder
  14. América Aguilar G

    Para obtener un proceso de enseñanza- aprendizaje de satisfacción, la relación maestro- alumno es de suma importancia pues si no hay comprensión del maestro para que el alumno se interese en las clases creo que no habrá fruto en lo que el maestro haya emprendido en sus clases.

    Responder
  15. Me gustó la información que leí y pues si la interacción la relación maestro-alumno es muy importante y sobre todo el respeto y la comprensión asi como otras cosas más . El maestro es la guía para el proceso enseñanza-aprendizaje asi como el alumno y el contenido .

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 142 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: